Promociones Día de la madre →

Cómo cambiar la rutina de ejercicios del verano al invierno

Los meses de verano son la época perfecta para hacer ejercicio, no sólo porque los días son más largos y el tiempo más cálido, sino porque es más probable que te inspire ver a otras personas salir, aprovechar el sol y mantenerse activo.

Sin embargo, no hay ninguna razón por la que su régimen de ejercicio deba reducirse o detenerse cuando llega el invierno.

De hecho, los meses más fríos son el momento perfecto no sólo para reevaluar sus objetivos de fitness, sino también para recordar todos los beneficios que puede aportar mantenerse en forma en una época en la que nuestro estado de ánimo tiende a resentirse, somos más susceptibles a las enfermedades y muchos de nosotros ganamos un poco de peso extra.

LA MOTIVACIÓN ES LA CLAVE

Por muy importante que sea seguir haciendo ejercicio durante el invierno, entendemos lo fácil que es sentirse desmotivado cuando hace mucho frío y lo único que quieres hacer es entrar en modo de hibernación completa, con una taza de chocolate caliente.

Por desgracia, si cedes a este impulso de bajar el ritmo, puede perjudicar tu bienestar y tu salud. Las investigaciones han demostrado que la mejor manera de aumentar la inmunidad contra los resfriados y la gripe y de vencer la depresión invernal es hacer ejercicio.

No te olvides de darte un masaje para mantener tu cuerpo y tu mente bien equilibrados; incluso si no has hecho ningún ejercicio en un tiempo, esto aliviará cualquier estrés y mantendrá los niveles de motivación altos.

CAMBIA TUS RUTINAS

Hay muchas maneras de cambiar tus entrenamientos favoritos de verano por sus alternativas de invierno. Aquí tienes algunas ideas para empezar:

CLASES DE FITNESS

Si para ti el ejercicio de verano significa jugar al fútbol en el campo, al fútbol en el parque o al netball con los amigos, no pienses que tienes que renunciar a los entrenamientos sociales sólo porque haga frío.

En su lugar, prueba una clase de ejercicio en grupo en tu gimnasio local. Desde Zumba hasta baile de salsa o aeróbic, seguro que encuentras un entrenamiento en el que puedas ser tan sociable como quieras, ¡y al mismo tiempo hacer que tu corazón bombee!

CICLISMO

Puede que no tengas las mismas vistas exteriores estelares en una bicicleta estática, pero no dejes que eso te desanime. Mantén la concentración con un podcast, música o viendo un vídeo.

EJERCICIO EN CASA

Que no te atrevas a salir de casa cuando la temperatura ha bajado no significa que tengas que evitar el ejercicio. Hay un montón de vídeos de ejercicios gratuitos en Internet y puedes convertir el salón de tu casa en un gimnasio.

Si tienes espacio para equipos como pesas, cuerdas de saltar, bandas de resistencia, etc., mejor aún. Incorpóralas a tu rutina para entrenar todo el cuerpo.

¿Por qué no ayudar a tus músculos a relajarse después del entrenamiento utilizando un spray muscular? Este spray muscular de canela y pimienta negra es una excelente opción, o date un baño con algunas sales de baño desintoxicantes, como las sales de baño de algas y arcilla de Spa Experience.

PRUEBA ALGO NUEVO

Los meses de invierno también son un buen momento para probar algo nuevo. Desde el yoga hasta el pilates o las clases de baile de hip-hop, hay un montón de ejercicios divertidos y aptos para el invierno que puedes hacer para mantenerte sano y en forma y con el mejor estado de ánimo.

Sea cual sea el ejercicio que elijas para entrenar en invierno, no te olvides de calentar primero, ya que el frío hace que los músculos estén más tensos. Además, incluye un enfriamiento posterior para evitar lesiones.

Para ayudar a la recuperación y aliviar los dolores y molestias de un entrenamiento extenuante, date un capricho con una terapia termal. El calor sanará tu cuerpo favoreciendo la circulación sanguínea y golpeando los músculos que necesitan ser reparados. Lo que significa que te recuperarás más rápido y estarás más que preparado para tu próxima excursión física de invierno.

× WhatsApp